archivo

Archivos Mensuales: enero 2013

Como cambiamos nuestras percepciones sobre la vida. Parece mentira, que todos nuestros sentidos, nuestras sensaciones recibidas se gestionen en un lugar oscuro, cerrado y sin ninguna entrada al exterior, nuestro cerebro.

Nos engaña, nos confude y hace que las decisiones y nuestros pensamientos, nuestras ideas estén influenciadas por ese sitio gris, sin aire y oscuro. Se produce una distorsión, se quiera o no. Es la forma de ver nuestra vida, de ver los hechos y aprender, asumiendo hechos como reales, no relativizando y confiando en nuestros sentidos.

Quizá debamos entender que la realidad que entendemos está difuminada, confundida, alterada. No vemos todos los mismos y por eso, nuestras respuestas ante los mismos hechos son distintas en cada persona. En este caso, debemos ser objetivos y ver las cosas de la forma más objetiva posible. Si no, simplemente dejarnos llevar e intentar cumplir con nuestros criterios de buena voluntad. Con eso, simplemente, haríamos un mundo mejor.

Realmente me gustaría ser un soñador práctico; mis sueños no deben ser castillos en el aire. Lo que yo quiero es convertir mis sueños en realidad.

Realmente me gustaría ser un soñador práctico; mis sueños no deben ser castillos en el aire. Lo que yo quiero es convertir mis sueños en realidad.

Cuando hablo de estos temas, recuerdo un poema de Anais Nin, que trata sobre ello…

Somos como escultores,
constantemente tallando en los demás imágenes que
anhelamos, necesitamos o deseamos,
a menudo en contra de la realidad,
contra su beneficio, y siempre, al final,
un desengaño,
porque no se ajusta a ellos.

Anuncios

Hay personas que marcan. Algunas lo hacen en personas y otras lo hacen en sus pinturas, en sus canciones, en su escritura o simplemente en sus gestos. Yo sigo intentando ver que me tiene alucinado de Julio Cortazar.

Siempre había pensado en las estrellas como mapas para ubicarnos en el mundo. Ahora mismo, ya casi nadie mira al cielo y esa desubicación es cada día mayor. Sin ver los mapas, los referentes, los mismos puntos se esfuman en conceptos difusos, ocultos por nuevas ideas que nublan las ideas. Por eso, yo busco mi norte en la estrella polar, que es la primera en salir, la que me lleva a mi norte oculto opuesto al sol al guardarse.

Julio Cortazar, dentro de sus multitudes de escritos, escribe un texto transformado en tango, porque uno es de donde sueña que es y no de donde vive, y escribe a su referencia, a ese punto visible en la oscuridad diaria, en la neblina de la monotonia y escribe un poema maravilloso a su referencia, que también se convierte en la mia. Buscando un simil, su cruz del sur es mi estrella polar. Espero no perderme…

Inicio Citas Refranes Proverbios Frase infinita Autores Las más votadas Las más enviadas Si te gusta la web, ayudanos a crecer haciendo clic aquí: +1 Añadir frases Frases para tu web Contactar ¿Te gusta sabidurias? ¡Compartelo! delicious digg technorati fresqui yahoo meneame Citas y frases celebres con 'estrellas': La ignorancia es la noche de la mente: pero una noche sin luna y sin estrellas. (Confucio) Votar: | Enviar a mis amigos | Añadir a mis frases Compartir: Conceptos relacionados: estrellas ignorancia luna mente noche Medite al atardecer, mirando las estrellas y acariciando a su perro, es un remedio infalible. (Ralph Waldo Emerson) Votar: | Enviar a mis amigos | Añadir a mis frases Compartir: Conceptos relacionados: acariciar atardecer estrellas infalible medite mirando perro remedio Un loco enamorado sería capaz de hacer fuegos artificiales con el sol, la luna y las estrellas, para recuperar a su amada. (Johann Wolfgang Goethe) Votar: | Enviar a mis amigos | Añadir a mis frases Compartir: Conceptos relacionados: amar artificiales capaz enamorado estrellas fuegos loco luna recuperar Si conociéramos el verdadero fondo de todo tendríamos compasión hasta de las estrellas. (Graham Greene) Votar: | Enviar a mis amigos | Añadir a mis frases Compartir: Conceptos relacionados: compasión conociéramos estrellas fondo hasta tendríamos todo verdad Si quieres viajar hacia las estrellas, no busques compañía. (Heinrich Heine) Votar: | Enviar a mis amigos | Añadir a mis frases Compartir: Conceptos relacionados: busques compañía estrellas quieres viajar He sido un hombre que busca y aun lo sigo siendo, pero ya no busco en las estrellas y en los libros, sino en las enseñanzas de mi sangre. (Hermann Hesse) Votar: | Enviar a mis amigos | Añadir a mis frases Compartir: Conceptos relacionados: busca busco enseñar estrellas hombre libros sangre siendo sigo Mira a las estrellas, pero no te olvides de encender la lumbre en el hogar. (Proverbio alemán) Votar: | Enviar a mis amigos | Añadir a mis frases Compartir: Conceptos relacionados: encender estrellas hogar lumbre mira olvidar Duda que sean fuego las estrellas, duda que el sol se mueva, duda que la verdad sea mentira, pero no dudes jamás de que te amo. (William Shakespeare) Votar: | Enviar a mis amigos | Añadir a mis frases Compartir: Conceptos relacionados: amo duda dudes estrellas fuego jamás mentira mueva sea sean verdad Desde que el hombre existe ha habido música. Pero también los animales, los átomos y las estrellas hacen música. (Karlheinz Stockhausen) Votar: | Enviar a mis amigos | Añadir a mis frases Compartir: Conceptos relacionados: animales átomos estrellas existe habido hombre música ¡He perdido mi gotita de rocío!, dice la flor al cielo del amanecer, que ha perdido todas sus estrellas. (Rabindranath Tagore) Votar: | Enviar a mis amigos | Añadir a mis frases Compartir: Conceptos relacionados: amanecer cielo dice estrellas flor gotita perder rocío todas Si lloras por haber perdido el sol, las lágrimas no te dejarán ver las estrellas. (Rabindranath Tagore) Votar: | Enviar a mis amigos | Añadir a mis frases Compartir: Conceptos relacionados: dejar estrellas haber lágrimas lloras perder ver Alégrate de la vida porque ella te da la oportunidad de amar, de trabajar, de jugar y de mirar a las estrellas. (Henry Van Dyke) Votar: | Enviar a mis amigos | Añadir a mis frases Compartir: Conceptos relacionados: alegrar amar ella estrellas jugar mirar oportunidad trabajar vida Cuando siento una necesidad de religión, salgo de noche para pintar las estrellas. (Vincent Van Gogh) Votar: | Enviar a mis amigos | Añadir a mis frases Compartir: Conceptos relacionados: estrellas necesidad noche pintar religión salgo siento Las estrellas te aconsejan pero no te obligan.

Las estrellas te aconsejan pero no te obligan.

Como no, voy a poner el texto de este poema denominado Cruz del sur.

Vos ves la Cruz del Sur
y respirás el verano con su olor a duraznos
y caminás de noche mi pequeño fantasma silencioso
por ese Buenos Aires, por ese siempre mismo Buenos Aires.

Extraño la Cruz del Sur
cuando la sed me hace alzar la cabeza
para beber tu vino negro, rnedianoche.
Y extraño las esquinas con almacenes dormilones
donde el perfume de la yerba
tiembla en la piel del aire.

Extraño tu voz,
tu caminar conmigo por la ciudad.
Comprender que eso está siempre allá
como un bolsillo donde a cada rato
la mano busca una moneda, el peine, llaves,
la mano infatigable de una oscura memoria
que recuenta sus muertos.

La Cruz del Sur, el mate amargo
y las voces de amigos
usándose con otros.
Me duele un tiempo amargo
Ileno de perros y desgracia
la agazapada convicción de que volver es vano.

Comprender que un mar es más que un mar,
que la muerte se viste de distancia
para llegar de a poco, lenta, interminable,
como una melodía que se resuelve al fin
en humo de silencio.
Extraño ese callejón
que se perdía en el campo y el cielo
con sauces y caballos y algo como un sueño.
Y me duelen los nombres de cada cosa
que hoy me falta,
como me duele estar tan lejos
de tu caricias y de tus labios.

Extraño tu voz
tu caminar
conmigo por la ciudad.

Todo va deprisa en esta vida. Los coches vuelan, las noticias no van raudas, sino en tiempo real .

Pero eso no me importa. No me atemoriza la inmediatez, el poco espacio para el resuello, la rápida resolución. Me preocupa este vaiven de horas, de días, de meses que como un son de tambores lejanos nos hacen vivir, decidir, pensar, en otras palabras, evolucionar. Y no es por la propia evolución, sino por no haber hecho más, cantado más, sentido más, en otras palabras, ver como la vida se nos escapa por la rendija del tiempo.

Ese tiempo, tan doloroso y lento cuando duele y rápido como una centella cuando lo disfrutamos, cuando estamos haciendo cosas gustosas. No hay relatividad aún. Es otro concepto quizá metafísico, como es la distorsión temporal. Lo veo a mi alrededor. Para mis sobrinos, sus cumpleaños son un mundo, para mí, ya como una gota de agua en un vaso.

Pero aún queda, aún podemos sentir, aún podemos vivir. No dejemos de intentarlo. Son los paradigmas inamovibles cambiados de repente por un azar de destino, un momento enriquecedor. Quizá el pasado como destino ya alcanzado nos muestra una visión diferente que en el momento de la llegada. ¡No podemos dejar de vivir! ¡No podemos dejar volar nuestro tiempo! No lo hagamos, porque jamás volverá…

Confía en el tiempo, que suele dar dulces salidas a muchas amargas dificultades.

Confía en el tiempo, que suele dar dulces salidas a muchas amargas dificultades.

Cuando hablo de velocidad en la vida, cuando hablamos de los días y las horas escapando como arena de nuestra mano, sin saber de su vuelta, hay un poema de Luis de Gongora que me encanta…

De la brevedad engañosa de la vida

Menos solicitó veloz saeta
destinada señal, que mordió aguda;
agonal carro por la arena muda
no coronó con más silencio meta,

que presurosa corre, que secreta,
a su fin nuestra edad. A quien lo duda,
fiera que sea de razón desnuda,
cada Sol repetido es un cometa.

¿Confiésalo Cartago, y tú lo ignoras?
Peligro corres, Licio, si porfías
en seguir sombras y abrazar engaños.

Mal te perdonarán a ti las horas:
las horas que limando están los días,
los días que royendo están los años.

Que mejor elección que viajar; cambiar de entorno y de sensaciones.

De pequeño, en mi pequeño cuarto compartido por mi hermana, mis padres pusieron un par de mapas de España y de Europa, donde, con distintos colores se veían y hacían volar mi imaginación. Cuidades y carreteras que unían Budapest, Praga, Paris o Londres; viendo como los pasos entre islas, estrechos o penínsulas hacían una ilusión de viajes pendientes. Algunos ya se han hecho y otros están presentes y pendientes por hacer… porque viajar es nuestro destino, nuestro sino.

Pero los viajes en sí mismo no existen. Están incluidos en otros viajes, en otros rumbos por descubrir, por recorrer hasta el infinito, hacía los paraísos cercanos descubiertos como los lejanos por descubrir… pero siempre caminando, siempre imaginando un nuevo destino, un nuevo paisaje, un nuevo entorno y costumbres por descubrir, por asumir, por integrar dentro de nuestra propia persona, porque el viaje no termina al volver a tu refugio, sino que queda en tu memoria, en tus recuerdos o añoranzas nocturnas, en tus lejanos sueños….porque la aventura continuará mientras sigamos recordando, añorando y asumiendo costumbres.

Un viaje es una nueva vida, con un nacimiento, un crecimiento y una muerte, que nos es ofrecida en el interior de la otra. Aprovechémoslo.

Un viaje es una nueva vida, con un nacimiento, un crecimiento y una muerte, que nos es ofrecida en el interior de la otra. Aprovechémoslo.

El mejor ejemplo nos lo puede dar John Steinbeck en su libro “De viaje con Charlie” , y dice algo así….

“Después de trazar el plan, disponer el equipo e iniciar el viaje, interviene y se hace cargo un nuevo factor. Cada viaje, safari, o exploración, es una entidad, es diferente de todos los demás viajes. Tiene personalidad, temperamento, individualidad, carácter único. Un viaje es una persona en sí; no hay dos iguales. Y los planes, las salvaguardas, el control y la coerción son todos infructuosos. Descubrimos tras años de lucha que no hacemos un viaje: es el viaje el que nos hace a nosotros. Guías, programas, reservas, cosas obligadas e inevitables, naufragan y se hunden ante la personalidad del viaje. Sólo cuando admite esto puede el vagabundo de pura cepa relajarse y asumirlo. Sólo entonces se disipan las frustraciones. En esto un viaje es como el matrimonio. La forma segura de equivocarse es pensar que lo controlas. Me siento mejor ahora, después de haber dicho esto, aunque sólo los que lo han experimentado lo entenderán.”

Este es un tema que me confunde, me hace darle vueltas y ver las cosas de forma distinta. Como alguien, sevillano y orgulloso de serlo, con las raices bien establecidas en su tierra, llegue a ser el que mejor representó y sientó mi norte.

Me puedo imaginar, aunque no sentir, como alguien con la representación del sentimiento, la liberación de amarguras o alegrías de un flamenco, puede llegar y hacerse con el corazón que, por motivos varios, endurecen las relaciones personales como se endurece la tierra por el hielo negro.

Tan sólo llegar a entender como una persona, que tras encontrar su primer amor correspondido y muerto entre sus brazos, vuelva a su sur y se reencuentre con la alegria, la desinhibicación de los sentimientos reencontrandose con el flamenco, escribe un poema al cante jondo que, por lo menos a mí, de hace temblar de sentimiento, de melancolia y de una pena sin fin.

Que mejor que la poesia y el flamenco para sentir, para poder demostrar los sentimientos más puros del alma humana, del dolor de la pérdida del ser querido y una pena vital.

El flamenco, para mí no es nada más y nada menos que la expresión de sentimientos profundos, vividos, como el amor, la pena, y por supuesto, la alegria...(Foto de Estrella y Enrique Morente)

El flamenco, para mí no es nada más y nada menos que la expresión de sentimientos profundos, vividos, como el amor, la pena, y por supuesto, la alegria…(Foto de Estrella y Enrique Morente)

Para muestra, un botón…

Yo meditaba absorto, devanando
los hilos del hastío y la tristeza,
cuando llegó a mi oído,
por la ventana de mi estancia, abierta
a una caliente noche de verano,
el plañir de una copia soñolienta,
quebrada por los trémolos sombríos
de las músicas magas de mi tierra.
… Y era el Amor, como una roja llama…
¿Nerviosa mano en la vibrante cuerda
ponía un largo suspirar de oro
que se trocaba en surtidor de estrellas?.
… Y era la Muerte, al hombro la cuchilla,
el paso largo, torva y esquelética.
¿Tal cuando yo era niño la soñaba?.
Y en la guitarra, resonante y trémula,
la brusca mano, al golpear, fingía
el reposar de un ataúd en tierra.
Y era un plañido solitario el soplo
que el polvo barre y la ceniza avienta.

En invierno, quizá por lo duro y rocoso del tiempo, tengo más sensación de soledad. Pero con la suerte de poder explicar y contar mi soledad a Lamari o en esta válvula de escape. Es un momento de retrospección, de recapitulación de lo vivido, como un momento de armonia tranquila y sosegada. Tiempos para repensar y confortarse con uno mismo, si es que se puede.

Quizá sea por el momento de calma que tuve con la nieve, quizá sea por los momentos que vivo, quizá sean los condicionantes propios que nos hacen encaminar nuestra vida, pero lo único cierto es que, aunque todo vaya bien, aunque todo nos sonria, habrá un momento que nos enfrentemos a nuestra soledad, a nuestro propio espejo, a nuestra consciencia.

Tengo un sueño repetido una y mil veces. No sé si significa algo; no lo sé y la verdad que no me importa. Me veo desde fuera caminando, solo, en un camino vecinal sin asfaltar de mi norte, es invierno y el aire me corta la cara, dejando tan sólo los ojos a la intemperie. El destino lo veo claro y es un árbol nevado con mi abuelo esperando y los lados del camino son campos de cereal. Nunca llego pero el camino es agradable, aunque duro.

No creo que signifique nada, no tiene ningún objetivo, pero esos periodos de soledad, de soledad de intemperie, con el viento del norte, con el cielo rojo del bohemio soñador errante… porque al fin y al cabo, la soledad siempre estará ahí. Siempre.

Nuestro gran tormento en la vida proviene de que estamos solos y todos nuestros actos y esfuerzos tienden a huir de esa soledad.

Nuestro gran tormento en la vida proviene de que estamos solos y todos nuestros actos y esfuerzos tienden a huir de esa soledad.

Cuando hablo de soledad, recuerdo mucho un poema de Mario Benedetti que se llama igual…

Ellos tienen razón
esa felicidad
al menos con mayúscula
no existe
ah pero si existiera con minúscula
seria semejante a nuestra breve
presoledad

después de la alegría viene la soledad
después de la plenitud viene la soledad
después del amor viene la soledad

ya se que es una pobre deformación
pero lo cierto es que en ese durable minuto
uno se siente
solo en el mundo

sin asideros
sin pretextos
sin abrazos
sin rencores
sin las cosas que unen o separan
y en es sola manera de estar solo
ni siquiera uno se apiada de uno mismo

los datos objetivos son como sigue

hay diez centímetros de silencio
entre tus manos y mis manos
una frontera de palabras no dichas
entre tus labios y mis labios
y algo que brilla así de triste
entre tus ojos y mis ojos

claro que la soledad no viene sola

si se mira por sobre el hombro mustio
de nuestras soledades
se vera un largo y compacto imposible
un sencillo respeto por terceros o cuartos
ese percance de ser buenagente

después de la alegría
después de la plenitud
después del amor
viene la soledad

conforme
pero
que vendrá después
de la soledad

a veces no me siento
tan solo
si imagino
mejor dicho si se
que mas allá de mi soledad
y de la tuya
otra vez estas vos
aunque sea preguntándote a solas
que vendrá después
de la soledad.

Hoy, al venir a trabajar ha comenzado a nevar. Ha sido una curiosa sensación; de llover a nevar, algo ha cambiado. Se ha transformado en algo diferente, menos agresivo, bajo la dinámica del entorno, la calma se abrió pasó.

Las gotas de agua caían sin perdón. El cielo gris plomizo no dejaba de soltar sus lágrimas de pena, de desazón por el frío imperante, de la cercanía del gris plomizo sobre nuestras cabezas.

De repente, el entorno cambió. El ruido de las gotas cayendo en los cercanos charcos desapareció. Sobre mi abrigo me rozaban los copos de la nieve, clara y pura, recién creada. La caída del cielo eran como millones de plumas blancas deslizándose sobre el aire, como si fuera sustentado por un pequeño insecto de alas y cuerpos transparentes. Era, como si de repente, la tranquilidad fuera la base y el silencio el resultado de la caída delicada de la nieve…

La maravilla de un solo copo de nieve supera la sabiduría de un millón de meteorologistas (Sir Francis Bacon)

La maravilla de un solo copo de nieve supera la sabiduría de un millón de meteorologistas (Sir Francis Bacon)

Como buen ejemplo, voy a poner un poema de Jorge Guillén que se llama, precisamente, nieve…

Lo blanco está sobre lo verde,
Y canta.
Nieve que es fina quiere
Ser alta.

Enero se alumbra con nieve, si verde,
Si blanca.
Que alumbre de día y de noche la nieve,
¡La nieve mas clara!

Nieve ligera, copo blando,
¡Cuánto ardor en masa!
La nieve, la nieve en las manos
Y el alma.

Tan puro el ardor en lo blanco,
Tan puro, sin llama.
La nieve, la nieve hasta el canto
Se alza.

Enero se alumbra con nieve silvestre.
¡Cuánto ardor! Y canta.
La nieve hasta el canto-la nieve, la nieve-
En vuelo arrebata.