archivo

Archivos Mensuales: junio 2013

Es un recuerdo maravilloso. Quizá son ensoñaciones mías, pero siempre me dan mucha alegría recordarlas. No me gusta volver a los lugares donde has sido feliz, pero no puedo si no rememorar las noches del sur.

Quizá será por sus puestas de sol, por la suavidad de sus paisajes llanos o la elegancia de sus montes rodeados de encinas y de olivos, siempre me gusta recordar la visión de las puestas de sol sobre una ensoñación, sobre la vista de aquel cuadro  siempre visto, pero nunca jamás cansado de mirar, de disfrutar, pudiendo sentir el olor de las flores y una guitarra sonando, transmitiendo por el propio viento el sentimiento de una tierra, el lamento y la alegria aprendidas en milenios posteriores de unas gentes extrañas y lejanas para los del norte frío, pero entendiendo los rigores de la tierra de forma similar y transmitiendo sensaciones tan cercanas y próximas.

El arte más sutil es el más complicado de hacer

El arte más sutil es el más complicado de hacer

Pero una vez caída la noche, esta proximidad y lejanía, ese sonido a guitarra junto a la hierbabuena recien regada, me evocan a viajes remotos, al oriente más lejano con los olores de la tranquilidad de lo próximo. Es reconocer en algo extraño la cercania. Ver como el río Guadalquivir se lleva como una brisa los pensamientos mientras observas el susurro de su caída. Esa caída en el océano inmenso paseando por el reflejo del sol sobre sus aguas, mientras los pájaros cantan rodeados de los pinares y dunas de Donaña.

    Algún día Andalucía será nuestra, como nuestra es y ya nada importará el ahora y el después

Algún día Andalucía será nuestra, como nuestra es y ya nada importará el ahora y el después

Y al caer ya el sueño, tranquilo y sentado junto a sus naranjos, con los olores mezclados en un sinfin de tonos, en un sinfín de matices, quietos, como las rocas de sus montes, dormiremos placidamente evocando cualquier paisaje, cualquier lugar, cualquier playa o pueblo blanco en la ladera de mis recuerdos.

Y para poner sonido a esa hoguera de sensaciones, de sentimientos, de pureza y lejanía mesiánica, hipnotizante, que mejor que Paco de Lucia y la Danza Ritual del Fuego de Falla… sin palabras….

Sin fondo, sin esencia… Sólo imagen.

Vas por el viaje, escuchando, sintiendo, viviendo y ves solo lo que te quieren enseñar. Lo que realmente es lo establecido. No lo muevas! No lo intentes cambiar!

Nadie puede cambiar, nadie debe salirse de esta propuesta aceptada por otros, por muchos otros, por el tendencioso sistema establecido, pero, con poco fondo, diría que ninguno. Es una gran fachada, una gran cortina inalterable, una pared de aceptación social que no se puede mover con las manos de la coherencia. Solo un modulo, solo una imagen implacable, inamovible.

No se acepta lo distinto, que no remoto ni menos dañino. Sólo el criterio del triunfador sin explicar el motivo, sólo las ideas del ganador, sin detallar ni entender de donde vienen porque al saberlo, quizá sin querer, se entiende de la extrañeza y la decadencia del motivo.

No quiero esto; no me interesa. Verlo será lo normal, lo establecido por los mediocres, por los sumisos amigos del poder. Quien escucha al gran mediocre, quien sigue sus acciones, quien acompaña y ejecuta sus sentencias y criterios, tan sólo merece ser obviado.

Pero todo cambiará, porque siempre ha cambiado. El malo será el bueno pero el gran mediocre seguirá siendo mediocre. Ganaremos porque hay motivo; los perdedores pueden vengar la afrenta sin pensar en ello, tan sólo, demostrando quien es y la venganza se mostrará. No me cabe duda….

De lejos, las cimas de la montañas parecen inalcanzable, pero empezando por un paso, luego otro, se consigue llegar a la cima, se conseguirá el objetivo. No te rindas, tan sólo, anhelalo...

De lejos, las cimas de la montañas parecen inalcanzable, pero empezando por un paso, luego otro, se consigue llegar a la cima, se conseguirá el objetivo. No te rindas, tan sólo, anhelalo…

Que mejor ejemplo de estas mentiras establecidas, que sentimientos tan cercanos los de Jack Kerouac en este poema.

El aspecto es sólo polvo…

El aspecto es sólo polvo,
Debe ser obedecido.

El fuego sólo germina
Sobre fieras hazañas.

El agua de la luna
Aparece muy pronto.

Viento en los árboles
Es una brisa mental.

El espacio en el suelo
Estaba sucio junto al estanque.

La mente sola
Introdujo el hueso.

Sólo mente
La llama tan agradable.

Mente es el mar
Hecho agua concertada.

Viento surge profundo
Del vacío sueño.

Desprovista de espacio
Está la mente en gracia.

Todos en la vida tenemos inseguridades. En el caso de los que conocemos muchas limitaciones, quizás tengamos más que los aparentes listos.

Habitualmente siempre había creído que no tenía la autoestima a prueba de bombas. Nunca ha sido mi fuerte, pero creo que he conseguido tener un buen equilibrio entre la realidad con los miedos que en nuestras cabezas dispara cualquier situación.

Pero ayer estuve con mis críos cercanos, con los niños que están creciendo a mi alrededor y lo necesitan. Necesitan, aparte de atención, una buena dosis de autoestima, una buena dosis de autoconfianza, de reconocer nuestras limitaciones pero conocer nuestras virtudes, de dar ánimos, de dar la seguridad necesaria para enfrentarse a nuevos retos, y lo que es más importante, que al fallar, que al no hacerlo bien, que al encontrarse con un problema, saquen lo que realmente cada uno tiene dentro.

Los entornos donde vivimos, donde los niños crecen ya tienen demasiado problemas como para no confiar en uno mismo, para no reconocer la posibilidad de tener un error. Si los mayores, con las experiencias ya vividas nos aportan un criterio objetivo que, habitualmente, no conseguimos transformar en valores de confianza, un niño, sin estos criterios puede hacer un visión muy distorsionada del mundo, y lo que es mucho peor, de sí mismo.

Solo tenemos esto. Solo podemos ayudarles. Solo debemos dar confianza ante el inquietante entorno, darles un sustento para ayudarles a levantarse, la sujección para que sean capaces de levantarse, que sean capaces de mirarse a un espejo. No podemos darles más que unas frases de ánimo, de apoyo y de confianza para enfrentarse y superar los fallos, los errores… tanto los reales como imaginarios.

Si no cuidas de mi en tu presente, no esperes nada de mi en el futuro, para mi seras solamente pasado

Si no cuidas de mi en tu presente, no esperes nada de mi en el futuro, para mi seras solamente pasado

Esta es una palabra curiosa. Horizonte es donde se une la tierra con el cielo; el lugar siempre cambiante al que por mucho esfuerzo se haga nunca llegaremos a encontrarlo.

No lo tocaremos, no nos acercaremos. Inalcanzable, como la nube que volando cercana sobre nuestras cabezas jamás podremos agarrar, sujetar. Es la gaviota que vemos volar a los lejos sobre el océano, llegando a entender la ínfima parte del espacio y del tiempo del que formamos parte.

Pero no debe ser algo que signifique tristeza. Debe ser el destino; quizá un destino final que algún día alcanzaremos. Debe significarnos la posibilidad de seguir un ideal, un sueño, un remoto anhelo de rozar una utopía. No debe significar desfondarse ante lo inalcanzable, sino el reto constante de vivir, de enfrentarnos a nuestros propios miedos e indefensiones, que nos harán más fuertes.

No debe significar nada que no sea alcanzable. No debe representar el cielo y lo etéreo, si no un punto al que llegar para alcanzar un fin, una meta temporal infinitamente pequeño en un espacio y tiempo. Encontraremos recodos, nos alejaremos para volver a acercanos a él y quizá, solo quizá, perder y perdernos sea el camino necesario para llegar a tocarlo, para llegar a sentirlo. Quizá un punto de inflexión capaz de volver a elevar y acercarnos a un cielo impasible.

Además, para eso estamos a tu lado, para ayudarte, para animarte, para consolarte, para darte ánimos y darte calma. Quizá para equivocarnos, pero juntos, siempre juntos.

Cuando se tienen sueños hay que correr tras ellos antes de que se pierdan en el horizonte.

Cuando se tienen sueños hay que correr tras ellos antes de que se pierdan en el horizonte.

Que mejor que este poema de este eterno viajero y bohemio como Guillaume Apollinaire que habla de un horizonte esperanzador, de una salida, de un sendero a seguir, a caminar….

PRISIONERO SIN HORIZONTE

Prisionero sin horizonte
Oigo los ruidos de la calle
Y veo sólo un cielo hostil
Y el blanco muro de mi cárcel

Huye la tarde en mi prisión
Una dulce lámpara arde
Estamos solos en mi celda
Bella luz razón adorable

A LaMari para volver a empezar a volar…

Ahora mismo me apetece un montón viajar. Siempre me apetece, pero ahora que las lluvias dejan que salgan las flores y se comienzan a pintar de tonos pastel mis vistas mesetarias, es cuando más me apetece.

Me apetece comenzar la mañana en un lugar distinto, en una habitación distinta, con olores y vistas diferentes. No mejores ni peores, si no diferentes. Me encanta salir y oler a esas plantas que rodean a todo, que forman parte de un entorno propio de una zona. Me alegra salir a la calle viendo y notando los distintos tonos de luminosidad que bañan los objetos que se muestran delante…. como esa luz blanquecina del norte, brillante, casi diría que resplandeciente, o esa con mil tonos pastel y más calurosa que tiene el sur.

Me apetece ver los cielos recorridos por miles de blanquecinas nubes corriendo tras el pastor imaginario, con las prisas que le transmiten los pajarillos que vuelan y distinguen en el fondo azul oceánico del cielo, el fondo oscuro del amanecer silencioso.

Me encantaría sentarme, mirando al mar en la puesta del sol, como si fuera una despedida permamente, la despedida del día que nunca más volverá a venir, el adios enviado como un rayo único azul, como ese mismo momento. Ver el descenso imparable de la bola naranja que nos da la vida a un fondo azul oscuro con matices anaranjados.

Lozanía de atardecer. El sabe que la campana redobla el sonido de la vida.

Lozanía de atardecer. El sabe que la campana redobla el sonido de la vida.

Por eso, seguiremos viajando, luchando, parando, sintiendo, oliendo, comiendo, escuchando, disfrutando, sufriendo, …. pero seguiremos el camino…. un camino hacia el monstruo o hacia el cielo…

Que mejor que Gabriel Garcia Marquez y su definición de viajar….

Viajar es marcharse de casa,
es dejar los amigos
es intentar volar
volar conociendo otras ramas
recorriendo caminos
es intentar cambiar.

Viajar es vestirse de loco
es decir “no me importa
es querer regresar.
Regresar valorando lo poco
saboreando una copa,
es desear empezar.

Viajar es sentirse poeta,
es escribir una carta,
es querer abrazar.
Abrazar al llegar a una puerta
añorando la calma
es dejarse besar.

Viajar es volverse mundano
es conocer otra gente
es volver a empezar.
Empezar extendiendo la mano,
aprendiendo del fuerte,
es sentir soledad.

Viajar es marcharse de casa,
es vestirse de loco
diciendo todo y nada con una postal,
Es dormir en otra cama,
sentir que el tiempo es corto,
viajar es regresar.

El otro día sentí una mezcla extraña de sensaciones. Por un lado tristeza e impotencia, mientras, por el otro lado una gran liberación.

Tristeza e impotencia ante la injusticia, la simple discriminación por motivos personales, por creencias sin fundamento, sin dar una oportunidad a conocer al extraño, al desconocido… pero lo peor, la impotencia de no dar una oportunidad por el que dirán, por los comentarios insultantes, por los prejuicios sin justificación. Prejuicios contra aquel que trabaja, contra aquel que piensa distinto, prejuicios simplemente por no querer quitar los propios prejuicios. Mucha desconfianza aquel que no escucha al contrario, que no lo respeta, que no valora.

Pero también, liberación por un futuro, liberación como estadio posterior a un momento de catarsis donde se roza el fondo, donde te encuentras con el propio ogro creado por nuestra propia autoestima dañada dentro de la oscuridad y el silencio de nuestro propio cerebro. Por los miedos y los fantasmas más recónditos de nuestra existencia, aquellos que salen cuando estamos bajos; los oportunistas temores capaces de estrujar nuestro corazón con la agonia de los inexistentes futuros.

Por eso, por la liberación, por la salud mental de los que estamos ahí, debemos agarrarnos a la posibilidad de encontrar un camino; debemos buscarlo y se va a encontrar. Todos debemos buscarlo constantemente, sin descanso, sin retraso ni demora. Es nuestro espacio y nuestro camino que cambiará con el tiempo, cambiando las coordenadas de nuestras vidas por los vientos del destino que mueven nuestro entorno.

Créeme, en tu corazón brilla la estrella de tu destino. No mires nunca de donde vienes, sino a donde vas.

Créeme, en tu corazón brilla la estrella de tu destino. No mires nunca de donde vienes, sino a donde vas.

Como no, recordar a Enrique Morente y a Los Planetas, en la canción titulada Sideral.

Tendrá que haber un camino,
habrá un camino
que me lleve,
que me lleve donde pueda estar.

Si no aparece el camino
no se dónde va a pasar.
Tendrá que haber un camino
que me lleve a donde pueda estar.

Otros prefieren quedarse,
prefieren quedarse,
aunque no puedan vivir.

Y yo prefiero la muerte
antes que seguir allí así.
Otros prefieren quedarse
aunque no puedan vivir,
aunque no puedan vivir.

Que mejor que este ejemplo de canción donde se pueden fusionar, convertir, disfrutar de estilos, de la diferencia trabajando para un bien común… espero que os guste y os ilumine en momentos de oscuridad….